Junto con las iniciativas en energía y emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), que se detallan más adelante, trabajamos otros aspectos ambientales, aunque el impacto sea menor por nuestro tipo de actividad como entidad financiera.

Con el objetivo de fortalecer el servicio al cliente, en GFF aplicamos la metodología Top Down y Bottom Up (NPS), de manera anual y trimestral. Calculamos por tanto el índice de recomendaciones neto de los clientes, por negocio y país.
De esta manera, atendemos las oportunidades de mejora que vamos identificando, atentos a la percepción de los clientes en aspectos como la atención, cobertura de la red, entre otros.

Para todas nuestras operaciones, el suministro de agua procede de la red correspondiente; no disponemos de otras fuentes alternativas. Respecto a la generación de residuos, trabajamos especialmente en la reducción de nuestro consumo de papel, así como en la reutilización y reciclaje (también de plásticos y otros residuos).

El papel representa uno de nuestros principales insumos, cada año fomentamos un uso responsable y establecemos metas de reducción. La digitalización de procesos en nuestras subsidiarias está ayudando a avanzar al respecto.

Realizamos diferentes campañas para promover la disposición ordenada de los residuos, de manera que puedan ser aprovechados por terceros especialistas; reciclaje del papel y de los residuos electrónicos, e incineración del plástico de las tarjetas de crédito.