(GRI 103-2, 103-3)

Los esfuerzos en ética y anticorrupción son ejemplo de la importancia que otorgamos a nuestros lineamientos internos, que complementan el apego a la legislación externa y los compromisos que hemos adquirido con nuestros grupos de interés.

Los esfuerzos en ética y anticorrupción son ejemplo de la importancia que otorgamos a nuestros lineamientos internos, que complementan el apego a la legislación externa y los compromisos que hemos adquirido con nuestros grupos de interés.

A nivel regional contamos con un encargado de Cumplimiento, que junto con el desempeño del Comité de Auditoría y Cumplimiento de GFF, así como los correspondientes en cada país, es clave para supervisar la aplicación de nuestras normas y la efectividad de los controles internos. Dado nuestro sector y contexto, ponemos especial énfasis en la prevención de la corrupción en cualquiera de sus formas.

Gracias a esto durante el año, no hemos tenido sanciones con respecto al incumplimiento de normativas nacionales y locales, dentro de los países en donde operamos.

En nuestras diferentes empresas, ponemos al cliente en el centro, entregando la oferta de productos y servicios más pertinente.

Desarrollamos una comercialización ética, basada en una serie de políticas y códigos como los tarifarios, atención al usuario, contratos asignados con copia digital, que ponemos a su disposición, atendiendo las consultas que puedan realizar; de esta manera, nuestros clientes podrán tomar decisiones de forma correcta, con la confianza que les da nuestro servicio y solvencia.

Estos esfuerzos permitieron que no tuviéremos sanciones en el año por malas prácticas de venta, falta de transparencia y/o mal uso de los productos por los clientes.

Relación con la Cadena de Suministro

(GRI 102-9, 204-1, 205-1)

Nuestros proveedores son parte esencial de las operaciones de las empresas del Grupo; seleccionamos aquellos que nos permiten ser eficientes y entregar calidad al cliente, con capacidad financiera y operativa.

Contamos con un equipo de compras a nivel Grupo, lo que permite homologar los procesos y facilita la implementación de nuestro esquema de certificación de proveedores.

Para certificar a los proveedores, evaluamos su situación legal, cumplimiento de las normas fiscales, laborales, y también en cuánto a posibles riesgos de corrupción. De este modo reducimos riesgos, y aseguramos el correcto desarrollo de las buenas prácticas a favor de los Derechos Humanos.

Solicitamos a nuestros proveedores el cumplimiento de los requerimientos éticos que les hacemos llegar, que incluyen el compromiso con el cuidado del medio ambiente, los derechos humanos, la no discriminación, prevención del acoso sexual, servicio de excelencia al cliente y competencia ética. Su incumplimiento puede llevar al término de la relación comercial.

Les apoyamos además en la operación responsable, para que se desarrollen apegados a esos lineamientos. Destaca la formación al personal de seguridad externo, el 100% fue capacitado dos veces en el año sobre el uso de los niveles de fuerza, para resguardar el respeto a los derechos humanos.

En particular para los proveedores outsourcing, requerimos cumplan con las políticas de contratación establecidos por la Ley del Ministerio de Trabajo, para que sus colaboradores tengan derecho a gozar de los beneficios de pago y demás.

Destacamos que durante la situación de pandemia del COVID-19 hemos mantenido fluida comunicación con nuestra cadena de suministro, requiriendo el cumplimiento de las medidas de bioseguridad y apoyándoles en ello. Mantuvimos contratos y, para prevenir posibles desabastos, que afectasen a nuestra operación, les solicitamos garantías de reservas de inventario.

Destinamos en el año USD 87,516,745 a proveedores, a pesar de las dificultades del contexto; el 79% estuvo destinado a proveedores locales en los diferentes países.

Detalle de la Cadena de Suministro